Entrevista | 05, Marzo 2017
Recepción de Premio Medioambiental

Entrevista: Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lugar: BBC de Londres

Tema: Recepción de Premio Medio Ambiente

P: Felicitaciones primero por este premio que vienen a recibir, ¿qué tan importante es como alcalde de una ciudad recibir un premio que tiene que ver con el cuidado medioambiental? R: Para la Ciudad de México es un motivo de satisfacción, es muy importante el reconocimiento, porque ha sido un trabajo de varios años. Somos el primer gobierno local en América Latina en recibir este premio, y es un doble compromiso, porque ahora las políticas medio ambientales son indispensables en todos los países y en todas las ciudades, y la Ciudad de México es una mega ciudad, que con esto se siente estimulada y reconocida por una labor de sacrificio y de varias acciones importantes.

P: Van seis semanas del gobierno del nuevo presidente de Estados Unidos Donald Trump, ¿han visto que sus políticas y sus decisiones y su estilo de liderazgo tiene alguna influencia en la Ciudad de México de manera particular? R: La verdad es que hasta ahora no. Hasta ahora nosotros seguimos teniendo diálogo con las ciudades de los Estados Unidos de Norteamérica. Estamos hablando con Los Ángeles, hablando con Chicago, con Houston, con San Francisco, con ciudades que están formando parte de C40, y hasta ahora nosotros no hemos tenido ningún cambio con las políticas del señor Trump.

Sabemos que no es un seguidor de los temas medioambientales, no cree en ellos; sin embargo, las ciudades norteamericanas siguen comprometidas con las políticas que conjuntamente estamos comprometiendo de manera internacional, así como gobiernos locales.

P: Usted había dicho que la Ciudad de México se iba a convertir en un santuario para los migrantes que fueran expulsados de los Estados Unidos, ¿qué tipo de preparativos están llevando a cabo para que esto ocurra y si ya ha habido un tipo de impacto para aquellos que vuelven? R: Sí, la Ciudad de México está recibiendo a varios de los migrantes que han regresado, a partir de nuestra manifestación, hemos recibido ahora poco más de 500 de los cuales se han enviado a las ciudades de origen, pero la Ciudad de México da las primeras atenciones de vestido, de alimentación, de hospedaje.

Acabamos de echar a andar una política de pagar la primera llamada con sus familiares, de larga distancia y posteriormente pagamos también el pasaje para regresar a los sitios de origen, pero independientemente de esto, la Ciudad de México tiene una iniciativa en donde vamos a trabajar con los gobernadores de otras ciudades de México. Nos vamos a reunir en Los Ángeles, y ahí vamos a dar a conocer una red de gobernadores de México que estarán trabajando en Estados Unidos para asesorar y defender a los migrantes.

P: ¿La primera llamada es de cuando están en Estados Unidos y hacen la primera llamada? R: Llegan a la Ciudad de México, quieren hablar con sus familias…

P: ¿En Estados Unidos? R: Llegan sin dinero. Nosotros les pagamos la larga distancia.

P: El ministro anunció que se van a abrir consulados para proveer asistencia legal para los migrantes ¿ustedes también van a estar involucrados en esa iniciativa? R: Sí, es consulados, casas y clubes, digamos que serían los tres soportes. Consulados, casas, las casas son las que los gobiernos estamos apoyando y los clubes de migrantes que se han formado. Algunos que tienen que ver con ‘dreamers’, otros que tiene que ver con diferentes tareas y una exclusiva aquí que vamos a anunciar apenas en México, no la hemos anunciado es que la Ciudad de México estará certificando el inglés de los ‘dreamers’ que regresen a México, porque a la hora que ellos se contratan no les reconocen el inglés, ellos saben el inglés pero no tienen ningún reconocimiento de esto. Entonces se va a entregar una especie de certificado como el TOEFL para que puedan exhibirlo como tal.

P: ¿Habló usted de los ‘dreamers’ que es este grupo particular pero hay 6 millones de mexicanos viviendo indocumentados en Estados Unidos, si un gran porcentaje de esta gente fuera efectivamente deportada y volviera, cuál sería el impacto tanto en la Ciudad de México como más allá? R: En la administración de Obama se calcula que hubo una deportación de 2 millones, 3 millones de personas, sabemos que nos vamos a enfrentar a este número, poco más o menos, no todo se concentrará en la Ciudad de México, cada uno de los estados está tomando medidas para poder tener una capacidad de recepción y lo que necesita México es generar mayor economía interna para tener más oportunidades y para poder tener oferta de empleo.

Estamos conscientes de ello y todos los estados lo que estamos haciendo es generar empleo sabiendo que va a haber mucha más demanda del mismo.

P: ¿Podría tener un impacto negativo de alguna manera? R: Sin duda, es un reto. Está clarísimo que es un reto, es algo que todavía puede ser mayor —de acuerdo a las declaraciones del propio del señor Trump—, pero si nosotros apuramos el desarrollo de la economía interna, esa puede ser una de las soluciones mucho más a corto plazo.

Tanto la Ciudad de México, como otros estados de nuestro país tenemos una capacidad, tenemos una reserva, digamos, para poder dar atención a muchos de los inmigrantes que podrían estar siendo deportados.

Claro que si esto fuera una deportación masiva, como con la que ha amenazado el señor Trump, sí colocaría en una situación muy difícil al país, sin duda alguna.

P: El presidente Trump ha descrito a los indocumentados y a la gente que quiere deportar como miembros de pandillas, criminales, ¿cuánto realmente, qué porcentaje cree realmente, de todos los que están en esa situación, son efectivamente criminales, como el señor Trump ha dicho? R:En los hechos él ha deportado personas con faltas que son de policía y buen gobierno, esto es, quien tenía acumuladas sanciones por pasar el alto, por conducir a exceso de velocidad; es decir, quienes tenían algún tipo de estas sanciones, él las coloca en esta casilla.

La otra parte, nosotros la entendemos, pero creo que algo que no está haciendo —y ojalá funcione su muro— es para poder detener el traslado de armas de Estados Unidos a nuestro país, que esas sí son las que llegan a las bandas organizadas.

¿Qué es lo que yo diría en este punto particular? No todas las personas que está deportando son de estas características que ha descrito, sino son algunos que simple y sencillamente tenían faltas administrativas —de policía y buen gobierno— y con eso, ha procedido la deportación.

P: ¿Cree entonces, que esta pared, este muro que quiere construir, que ha dicho que es esta bella construcción que va a levantar, puede tener algún tipo de impacto positivo entonces en México, también? R: Yo creo que los Estados Unidos están en su derecho de hacer lo que quieran de lado de su frontera, no es lo recomendable para una relación de buena vecindad; creo que algo que puede ser muy delicado para los Estados Unidos es cometer graves violaciones de derechos humanos, como ha sido la separación de madres de sus hijos o de padres de sus hijos; yo creo que esos casos se irán documentando e irán teniendo un impacto muy negativo en el expediente y en el récord de derechos humanos de los Estado Unidos.

Todavía habrá que ver cómo es que van a poder pagar este muro, si el Congreso lo va a aceptar, porque las medidas que él ha anunciado para poder pagar el muro, desde mi punto de vista, no son fáciles. Incrementar los impuestos, como lo está planteando, es una medida que sería general y que golpearía a todas las empresas no solamente a las empresas mexicanas.

Pensar quizá en el impuesto, en un impuesto parecido a lo que en México se conoce como IVA, esa podría ser una de sus estrategias, pero —vamos— para México el muro simplemente significa lo que él ha planteado: que no quiere tener una buena relación con México, eso es lo que se lee en nuestro país. En nuestro país ninguna de las acciones que las tomamos se ve como una relación de buena vecindad.

P: ¿Usted ha dicho que hace falta un presidente fuerte para defender a los mexicanos y defender los intereses de los mexicanos, y usted ha manifestado que tiene voluntad de entrar en la carrera presidencial en la próxima vuelta electoral? R: Sí, sin ninguna duda se tiene que defender a los mexicanos, se tiene que defender la economía de México. Hasta ahora lo que yo creo es que no se está valorando, desde el punto de vista económico, todo lo que significa México para los Estados Unidos.

Hay que hacerlo con una estrategia cuidada porque no hay duda de que tenemos a un vecino con una de las economías más potentes del mundo, con la capacidad militar también de las más potentes del mundo; y no se trata de pelear con, digamos “con Sansón a las patadas”, pero sí se trata también de cuidar la economía propia de México, de generar riqueza en el país y de fortalecer la economía interna para poder estar hablando con otros mercados. Se ha dicho ya y yo también estoy de acuerdo con que México debe de voltear al sur y debe de encontrar otras posibilidades de relación.

Muchas gracias.


Publicado el 05, Marzo 2017