Discurso | 21, Junio 2016
Presentación del Boleto del Sistema de Transporte Colectivo Conmemorativo “El Santo, El Enmascarado de Plata”

Discurso: Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lugar: Patio Oriente del Antiguo Palacio de Ayuntamiento

Tema: Presentación del Boleto del Sistema de Transporte Colectivo Conmemorativo “El Santo, El Enmascarado de Plata”

Muchas gracias, muy buen día, muy buen día, y muy bienvenidos y bienvenidas, todos y todas ustedes, nos da mucho gusto recibirlos, recibirlas; a todo nuestro presídium, muchas gracias.

Al hijo de “El Santo”, a “Santo Jr.”, a los luchadores que nos acompañan hoy; a “Fantasma” que desde siempre está acompañando las tareas aquí de la lucha libre en la Ciudad de México.

A todas las mujeres luchadoras que hoy están con nosotros, todo mi reconocimiento por el deporte, por la dedicación, por la tarea; la Ciudad de México las reconoce y por supuesto, también las cuida y las quiere.

A las figuras de la parte artística, de la representación de nuestro país, en la música, en el arte, muy bienvenidas todas; a los empresarios que nos acompañan también, muchas gracias por acompañarnos.

Hoy con mis compañeros de Gabinete, de Gabinete ampliado, el secretario de Desarrollo, con el director General de Metro, hoy hemos querido hacer este reconocimiento a un ídolo, a un personaje, a una figura que representa además un deporte, pero que al mismo tiempo es un espectáculo y es una tradición.

“El Santo”, desde mi punto de vista representa todo esto. La figura de “El Santo” engloba, y estoy seguro que representa todo lo que ustedes han venido trabajando y han venido desarrollando, porque “El Santo” dio este gran salto a lo que significa la lucha libre, a lo que representa la lucha libre en nuestro país.

Y nos da mucho orgullo pues, que sea un luchador, de la Ciudad de México quien haya llevado esta figura tan alto, a un lugar verdaderamente importante en los anales y el recuerdo de esta ciudad.

Por eso para nosotros se vuelve una tarea también necesaria, reconocer todo lo que simboliza “El Santo”. Ahora la figura de “El Hijo del Santo”, que sigue llevando esta tradición y sigue representando, y sigue impulsando la lucha libre, la tradición de la lucha libre, todo el ambiente de la lucha libre.

Cuando va uno a la lucha libre, verdaderamente salen las emociones. Es toda una familia la que está ahí, es un espectáculo.

Miren, viene gente de otras partes del mundo, vinieron los luchadores –los luchadores, ya me quedé con los luchadores—, los corredores de la Fórmula 1, y ahí estuvieron también en la lucha, y se quedaron maravillados de ver lo que hacen los mexicanos acá en la lucha libre y cómo se vive.

La gente, lo que grita y lo que dice, lo que trasforma cuando entras ahí, a las diferentes arenas.

Yo me acuerdo de haber ido incluso a la Arena Revolución, aquella que estaba allá por, precisamente por la Avenida Revolución; la Arena México, todo lo que significa esto, haber ido con mi papá y me decía: “no hagas mucho caso de lo que gritan por ahí, es parte de esto”.

Oía uno unas palabras, pero de esas buenas y a mujeres que les decían a los luchadores también, bueno les echaban porras –digamos— y a otros no tantas porras, eran los rudos y los técnicos.

Entonces, de niños, bueno de niños verdaderamente corrimos riesgos con “El Santo”, con “Blue Demon”, con “El Rayo de Jalisco” o con “Mil Máscaras”, con todos los que acaban de ser mencionados por acá.

Te querías poner una capa y querías poner una máscara de “El Santo” y pelear por quién era “El Santo” y quién no era “El Santo”, y ahí iban buscando representar todo esto.

Bueno, todo esto que estoy diciendo es simplemente para que ustedes puedan dimensionar todo lo que significa la lucha libre en nuestra ciudad.

Esta ciudad está llena de tradiciones, está llena de sabor, está llena de mucha gente que ha dejado y sigue dejando su vida para que le vaya bien a la Ciudad de México.

Y nosotros no podemos hacer otra cosa más que contribuir a que así sea, y a que las tradiciones no se pierdan. Y que la gente que viene aquí, a la Ciudad de México, conozca qué es “El Santo”, qué significa “El Santo”, conozca a los luchadores, conozca lo que es la lucha libre y sepa por supuesto, de una gran tradición de esta ciudad.

Entonces, hoy estamos haciendo varios compromisos, uno de ellos –como bien lo dijo aquí “El Hijo del Santo”– es que ustedes sepan que tienen derechos en esta ciudad, que tienen también apoyo del Gobierno de la Ciudad.

Y por eso, quienes están en la edad de recibir esta tarjeta de los adultos mayores, una tarjeta que cuando empezó el programa cubría a 110 mil, nosotros la recibimos más o menos cerca de 400 –¿no José?, poco más o menos–.

Hoy estamos cubriendo a más de 500 mil personas en la Ciudad de México, 510 mil personas en la Ciudad de México. Es un gran esfuerzo, pero vale mucho la pena, porque esta tarjeta que van a recibir ustedes implica no solamente la pensión, que no es regalar dinero, es retribuir el trabajo que ustedes han dejado aquí en la ciudad, es un reconocimiento a la labor realizada.

Pero, también tiene otras cosas, también tiene servicios médicos, también tiene cine gratis, dos veces al mes pueden ir, ahí están las salas, ahí están las funciones; tiene viajes, tiene muchas cosas, es una tarjeta que sirve para muchas cosas, incluso, si alguna vez necesitas una pieza dental, tenemos clínicas especializadas para adultos mayores, nada más dedicados a los adultos mayores, y ahí se hacen todas las piezas dentales, solo para los adultos mayores. Entonces, es una tarjeta que tiene muchos beneficios.

Pero yo platicaba con José Ramón y le decía, no solo nos vamos a quedar ahí, lo que queremos es que todos ustedes sepan todos los programas que hay para ustedes, porque miren.

Pasa mucho esto en la ciudad, te preguntan: “¿tiene servicios médicos?” Y entonces piensas: “no tengo Seguro Social, no tengo ISSSTE”, y tu respuesta es: “no tengo servicio médico”.

Pues sí tienes servicio médico, porque esta ciudad te da servicio médico gratuito a ti y a tu familia en todos los niveles.

Me refiero desde prevención en las clínicas, atención a los niños, a las niñas, a las mamás; operaciones, cirugías, bueno, tenemos hasta una clínica para sobrepeso, y que después de todo el tratamiento, te hace la cirugía reconstructiva.

Para las mujeres que han tenido cáncer de mama, nosotros hacemos cirugía reconstructiva y volvemos a darles esto que a veces se pierde, y que causa tanto dolor cuando se sufre un cáncer y se tiene que hacer alguna amputación, les devolvemos eso, que es su autoestima.

Son cirugías que cuestan hasta un millón de pesos y entonces, las estamos haciendo nosotros. Estamos atendiendo a niños de paladar hendido, todo esto que les estoy platicando, todo eso es su derecho. Ustedes lo tienen, lo tienen en esta ciudad, por el simple hecho de vivir en la Ciudad de México.

Entonces, le he encargado al secretario de Desarrollo Social, que ustedes estén enterados de todo esto, y que aprovechen todos esos servicios, todos.

Y sabes qué sería bueno, José, después también, darles la plaquita de Alerta Social.

Alerta Social es otro programa de esta ciudad, en donde nosotros les entregamos una plaquita, es una placa como la que usan los militares, ¿se acuerdan? Que luego hasta los chavos andan buscándola y comprándola por ahí en los tianguis y quieres que le pongan tu nombre, bueno, pues nosotros les damos esa plaquita, y lo único que trae es ese número, ese número está con tus datos en LOCATEL.

Te llega a pasar algo en la calle, te desmayas, te caes, te lleva alguna ambulancia, ahí luego, luego marcan y ya saben a quién hay que avisarle, si tomas algún medicamento especial, si requieres algo.

Esta es para un programa que tiene la Ciudad de México que se llama Alerta Social, todos la que la quieran, todos los que la quieran, también se los vamos a dar, es gratuito.

Y con esto, a mí me ayuda a salvarte la vida, porque qué pasa si alguien tiene epilepsia, si alguien tiene algún medicamento especial y yo no lo sé. Y entonces, los empezamos a atender y luego llega el familiar y dice: “oiga, le debieron haber puesto esto, el otro, aquello”. Con esto ya lo sabemos, porque aquí están todos sus datos.

Entonces, ayúdenme y se pueden inscribir, es gratuito también, es para ustedes. Dos presentaciones, esta o esta, la que quieran. Aquí atrás viene el número ese es el número que tiene registrado LOCATEL para poder atenderte como tú te mereces.

Y luego, la otra cosa importante. La Ciudad de México, no sé si ustedes lo sepan, pero el otro día estaba yo circulando acá por Pino Suárez, entonces, ahora ando en un taxi, vi que en un lugar se vendían comidas corridas, las clásicas, tienes tu postre, tu agua; costaba 70 pesos, 70.

Entonces decía yo: “bueno y nosotros que tenemos los comedores”, ustedes saben que tenemos los comedores en la Ciudad de México, más de 300 comedores en la Ciudad de México. En esos comedores nosotros te damos sopa, el platillo principal, y te damos postre y agua.

¿Y cuánto cuesta? 10 pesos. Pues, deberíamos de aprovecharlos.

¿A qué nos comprometimos en esta última parte del gobierno, que acabamos de anunciar? Nos comprometimos a que lleguemos a 500 comedores, es decir, si hoy tenemos 300, casi 200 comedores más, porque tenemos poco más de 300.

Entonces, le estaba yo diciendo a José Ramón: “pongámonos de acuerdo con los luchadores y pongamos un par de estos comedores”, ¿qué les parece? Que ustedes sepan, pues, que son comedores que los van a estar trabajando la gente de la lucha libre, porque al final de cuentas también es un negocito, también te ayuda en algo, pero que también la gente de la lucha libre sepa.

No sé dónde, eso habría que buscarlo, habría que pensar, ¿no, “Santo”?, ¿te parece bien?

Y el Gobierno de la Ciudad los va ayudar para que tengamos estos comedores, comedores para ustedes, comedores para la gente de la lucha libre para que sepan que ahí hay un lugar cuando se requiera, cuando se necesite ahí vamos a estar.

También vamos a estar ayudando, como lo hicimos hoy, si se requieren sillas de ruedas, si se requiere cualquier cosa.

Miren, el otro día fuimos a una televisora y entregamos prótesis a personas que han sufrido algún incidente o diabetes, eso es muy recurrente en nuestra ciudad, diabetes.

Entonces, dimos prótesis, son prótesis que te cuestan aproximadamente 90 mil pesos o 70 mil pesos y a veces hay gente que no lo puede pagar, y no lo puede pagar y así vive, entonces estamos también con esa tarea.

Aquí me podría seguir diciéndoles toda una bola de programas que tengo, que hay en la ciudad, que hay en este gobierno, pero hoy lo importante es esto. Entonces, eso es otra cosa para ustedes.

Va ahora sí la última y nos vamos, ya tenemos ahorita el boleto, que es un boleto que lo deben de sentir propio; está la figura de “El Santo”, pero es la figura de la lucha libre, es de ustedes, es de la comunidad, debe de sentirse orgullo exactamente, orgullosos de este boleto porque toda la gente va a estar viendo la lucha libre.

Nada más, todos los días son cinco millones de personas, y como dato, el 40 por ciento viene del Estado de México, entonces todo mundo se va a enterar de la lucha libre en la Ciudad de México.

Pero, platicaba yo con el director general de Metro y le decía, “hagamos algo, en una de las estaciones del Metro, hagámosla toda con motivo de la lucha libre”, ¿qué les parece? Lo hacemos, ponemos unos murales, ponemos detalles, ponemos cosas, ponemos sus máscaras, sus símbolos ahí plasmados de las mujeres, de los hombres, de toda la gente que por cierto aquí me están diciendo y me están recordando, que la luchadora “Medusa de los Siete Mares” trabaja con nosotros, en Concertación Política.

¿Por dónde anda “Medusa de los Siete Mares”? Bueno, nos ayudas para recordar todo esto que estamos quedando.

Y luego, me faltaba una cosa más muy importante, además. Los luchadores, “El Santo” conjuntamente con Desarrollo Social y con el Instituto del Deporte –que estaba aquí el director, pero se acaba de ir—, nos van ayudar. O sea, todo esto que el gobierno se los da, para que luego no digan: “no, es que nada más se les regala”. No, no.

Ustedes nos van ayudar a nosotros, a qué. Nos van ayudar con los chavos porque queremos fomentar el deporte y queremos hacer un programa que, así como nuestro campeón lo platicó, nuestro campeón de box, podemos llevar a otros chavos, podemos llevar a otros chavos.

Porque él, la parte que no platicó, es que era un chavillo que tenía sus problemitas, era travieso –digamos— y el deporte lo lleva a otro lugar, a otra dimensión. Lo saca de problemas y lo concentra en eso que es su desarrollo personal. En eso nos van a ayudar los luchadores.

Todo mi reconocimiento vamos a hacer rescates muy importantes con eso. Y bueno, pues sin más, simplemente reconocerles todo su trabajo, toda su labor, todo lo que aportan para esta ciudad.

La Ciudad de México está con ustedes y los va a estar también cuidando, como cuidamos a todas las personas aquí en la Ciudad de México. Muchas gracias y muy buen día, que la pasen bien.


Publicado el 21, Junio 2016
Etiquetas