Boletín | 26, Octubre 2018
Destaca SEDEMA creación de agencias especializadas durante comparecencia

La Ciudad de México enfrenta diversos retos ambientales, por lo que la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA), durante esta gestión, ha sentado un precedente para que las futuras administraciones cuenten con agencias especializadas que atiendan situaciones específicas, como la de Resiliencia, que se creó en este sexenio, junto con una estrategia para afrontar las adversidades de la megalópolis, así como la de Atención Animal.

Este viernes, la titular de la SEDEMA, Tanya Müller García, compareció ante la Comisión de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático del Congreso de la CDMX, como parte de la glosa del Sexto Informe del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva.

Indicó sobre las principales actividades realizadas durante el último año de su gestión. Una de las mayores preocupaciones de esta dependencia ha sido informar oportunamente los procesos, acciones y resultados logrados en materia ambiental, de manera que la población construya una conciencia y sensibilidad hacia estos temas.

El trabajo hecho siguió los ejes rectores propuestos por esta administración, y se guió por el principio de sustentabilidad, para convertir a la CDMX en una ciudad moderna, innovadora, competitiva, resiliente y con mejor calidad de vida para sus habitantes.

Con respecto a la calidad del aire se tuvo un gran avance en el PROAIRE, que en la actualidad tiene 90% de su cumplimiento y a este mismo ritmo se podría concluir el programa en 2019.

Recordó que el 2 de julio de este año se reanudó la verificación vehicular y resaltó que fue con los estándares más altos en el país y al día de hoy operan 54 Centros de Verificación Vehicular y hasta el 24 de octubre se habían realizado un millón 52 mil 166 verificaciones.

Afirmó que las dos acciones de mayor impacto para regular y controlar la formación de ozono, son los programas de Verificación Vehicular y el Hoy No Circula.

Se mostraron también las principales acciones en cuanto a movilidad sustentable y cultura ciclista, porque la SEDEMA ha cimentado con sus políticas públicas una cultura ciudadana, consciente de su participación como agente de cambio para mejorar nuestro entorno. La inversión en este rubro durante esta administración ascendió a 900 mdp y se construyeron 66 km de ciclovías, 9.2 km en el último año y el programa ECOBICI pasó de dos a tres alcaldías con 480 cicloestaciones en total.

Se puso en marcha el Programa de Reforestación CDMX, que plantó más de 6 mil árboles, entre 4 y 8 metros de altura, fotografiados y georreferenciados para su seguimiento a través de la página electrónica de la SEDEMA y a través de INIFAP con el programa de cómputo de fuente abierta i-Tree Eco, se caracterizó la estructura del arbolado y se cuantificaron los servicios ambientales que generaron.

La CDMX se convirtió en la primera ciudad latinoamericana en lanzar los Bonos de Carbono Forestal y los Bonos Verdes, como estrategia para combatir los efectos del Cambio Climático, tanto a nivel local como global. Dichos bonos son mecanismos propuestos en el Protocolo de Kioto para reducir las emisiones de GEI.

Conscientes de que el sector energético es un gran generador de emisiones contaminantes, la SEDEMA efectuó diagnósticos para conocer los consumos energéticos e instalar paneles solares en 10 Hospitales de la Secretaría de Salud que han permitido un ahorro de hasta 35% del consumo de combustibles fósiles y disminuir las emisiones a la atmósfera en 480 tCO2eq, aproximadamente.

Con respecto a las medidas de adaptación del Programa de Acción Climática (PACCM), entre 2017 y 2018 se instalaron 20 sistemas de captación de agua de lluvia en escuelas de nivel medio superior que permiten aprovechar los recursos hídricos y obtener beneficios para más de 66 mil personas anualmente. Estos sistemas contribuyen a reducir la demanda energética, las emisiones de contaminantes y los costos económicos relacionados con la provisión de agua en los planteles.

La CDMX fue seleccionada para elaborar el Plan 2020 o Deadline 2020 que, con asesoría de la Organización C40, promoverá una descarbonización de la economía hacia 2050, la cual se alinea a los Acuerdos de París, firmados en 2015. El principal objetivo de este plan será proporcionar una guía a la siguiente administración para elaborar el PACCM 2020-2030.

Aunque la agenda ambiental no termina con esta administración, el balance de acciones es positivo. La dependencia entrega cuentas transparentes, con la expectativa de que, el trabajo de estos años, no sólo se mire en resultados inmediatos sino que, en el largo plazo, los esfuerzos se vean coronados con resultados que mitiguen los efectos del Cambio Climático y la ciudad siga los principios de la sustentabilidad y resiliencia que, durante esta administración, se han planteado.


Publicado el 26, Octubre 2018