Discurso | 09, Octubre 2017
Congreso Internacional de Riego y Drenaje

Discurso: Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lugar: World Trade Center

Tema: 23° Congreso Internacional de Riego y Drenaje

Muy buenos días a todas, a todos ustedes. Quiero saludar en primer lugar al señor Presidente de la República, al Licenciado Enrique Peña Nieto, saludar también, al señor Presidente de la Comisión Internacional de Riego y Drenaje, darle la más cordial de las bienvenidas.

Saludar al señor Secretario de Medio Ambiente, al Director General de la Comisión Nacional del Agua, a todas las distinguidas personalidades que nos acompañan tanto del sector empresarial como de instituciones de desarrollo y sustentabilidad internacional, a Naciones Unidas y por supuesto a los que nos visitan de otros estados de la República, quienes vienen de otros países, sean ustedes muy bienvenidos y bienvenidas.

Después de este sismo del 19 de septiembre, nosotros hemos aprendido que tenemos que estar cada vez más unidos, cada vez más compactos, cada vez más en una sola línea de acción. Hoy nos da muchísimo gusto que se haya mantenido este Congreso Internacional de Riego y Drenaje, que sea aquí en la Ciudad de México donde se desarrolle.

En este encuentro, en esta oportunidad, para nosotros es fundamental mantener el desarrollo de la capital de la República. Hoy estamos haciendo un trabajo conjunto para poder dar una reestructuración pronta, rápida, eficaz, eficiente, no solo para la Ciudad de México sino para todos los estados que se vieron involucrados y quienes por supuesto estamos pasando por un momento difícil.

Pero tenemos un gran ánimo por la reconstrucción, tenemos un plan, tenemos una estrategia y vamos a llevar acabo todo esto con el apoyo de mucha gente, como aquí se decía, de muchos voluntarios, de muchas personas que hoy estamos cada vez más unidos en este trabajo y en este desarrollo, en esta meta conjunta.

Hoy queremos agradecer a la experiencia internacional también. Aquí la Ciudad de México fue sede de mucha gente que vino del mundo, de muchos países a mostrar su solidaridad, Naciones Unidas, organismos, de varias tareas y con varios fines, están y han estado presentes acompañándonos en este difícil reto.

Déjenme platicar para quienes vienen de otros lugares del mundo, están ustedes en una ciudad que tiene mil 500 kilómetros cuadrados, que en materia de agua potable y de drenaje tenemos 13 mil kilómetros de red de agua potable y 12 mil kilómetros de red de drenaje; ese es el reto que tiene solamente la Ciudad de México además de tener que dar por supuesto abasto a más de 16 o 17 millones de personas a esta hora, precisamente a esta hora.

Porque se tiene que dar suministro de agua no sólo a quienes vivimos aquí, o a quienes habitamos o dormimos aquí que son 9 millones de personas, somos 9 millones de personas, sino a quienes vienen todos los días a trabajar y a quienes nos visitan, por lo cual complementamos estos 16 o 17 millones de habitantes.

Ese fue el reto que enfrentó la Ciudad de México con este pasado sismo, el sismo primero el de 8.2 el 7 de septiembre y luego el de 7.1 del 19 de septiembre. Yo quiero reconocer aquí el trabajo de CONAGUA porque este organismo, CONAGUA, ha trabajado incansablemente. Con la instrucción del Gobierno de la República hemos podido restablecer el servicio de agua en la Ciudad de México prácticamente a más del 95 por ciento.

Ese fue un reto muy importante. Hoy nosotros podemos platicar de cómo se reacciona ante la emergencia y cómo en estas tareas de riego que hoy ocupan y de drenaje se responde.

Más de mil 500 fugas en la Ciudad de México solamente con el sismo, unas de tuberías que rebasan el metro y medio de diámetro que se han tenido que atender.

Así que hoy la ciudad tiene mucho que platicar en materia de resiliencia, tiene mucho que contarle al mundo. Pero estamos conscientes de que hay que dar un esfuerzo aún mayor, porque hoy estamos hablando aquí de un congreso que nos une para hablar de la sustentabilidad alimentaria derivada principalmente del agua, de atender al campo mexicano, de darle esa seguridad de que tendrá riego.

Porque nuestro país es un gran “living lab”, es un gran laboratorio viviente: aquí tenemos sismos, aquí tenemos sequía, aquí tenemos la presencia de huracanes, aquí tenemos inundaciones y en todos y cada uno de los casos tenemos protocolos de actuación, pero hay que reforzarlo, estamos convencidos de que hay que reforzar esta tarea.

Hoy la Ciudad de México puede platicar de su experiencia de encontrar agua a más de 2 mil 200 metros de profundidad. Hoy estamos trabajando este proyecto y hemos encontrado agua en pozos profundos de donde se puede extraer más de 110 litros por segundo para beneficio por supuesto de la gente, para dejar de utilizar esa agua para otras tareas y solo concentrarla para el agua potable.

Estamos trabajando también con las plantas de tratamiento. Esta ciudad, aunque pareciera ser una gran urbe llena de concreto, llena de edificios, el 60 por ciento de ese territorio que yo les platiqué es rural, o cuando menos es suelo de conservación y por eso nos importa tanto también el desarrollar plantas de tratamiento, el darle una opción más a la Ciudad de México de suministro de agua.

Hoy estamos trabajando en el desarrollo de grandes plantas de tratamiento y el Gobierno de la República también está, conjuntamente con la iniciativa privada, desarrollando plantas como lo es y lo será este proyecto de Atotonilco.

Por eso nuestro llamado y agradecimiento porque esté aquí la FAO con quien estamos trabajando a la zona chinampera de Xochimilco, una forma de producción milenaria de alimento y por supuesto de gestión del agua.

Por eso le agradecemos a Banco Mundial, porque Banco Mundial sabemos que trae siempre buenas noticias, y ahora más que nunca necesitamos a Banco Mundial para desarrollar muchos de los proyectos que requiere la Ciudad de México, así que agradecemos mucho la presencia de Banco Mundial, son buenas noticias para la ciudad, esperamos que se queden varios de estos recursos, que andan en el mundo, aquí en la Ciudad de México para beneficio de nuestro país también.

Sin más desear un éxito al desarrollo de este congreso, que se encuentren las mejores prácticas para poder tener sustentabilidad alimentaria, para poder hacer una mejor gestión del agua. 40 por ciento del agua que se pierde tiene que ver con las fugas, tenemos que mejorar en nuestra gestión, tenemos que mejorar en el aprovechamiento de agua pluvial, tenemos que mejorar en el aprovechamiento de aguas de tratamiento.

Y por supuesto tenemos mucho que contar hoy en México de cómo reaccionar ante estos embates de la naturaleza, estamos seguros que habrá muchas otras experiencias que compartir en este 23 congreso y 68 encuentro que se desarrolla en la Ciudad de México.

Sean todas y todos ustedes muy bienvenidos a esta ciudad que está de pie, que está con mucha fuerza, que está con mucho ánimo, sobre todo que está con una gran unidad nacional, estamos por todo el país y estamos dándoles una bienvenida muy calurosa.

Muchas gracias, muy buen día.

Publicado el 09, Octubre 2017