Discurso | 29, Octubre 2018
Concurso de dibujo infantil 2018 "Así es como los niños cuidamos el agua"

Discurso: José Ramón Amieva Gálvez, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lugar: Patio Virreinal del Antiguo Palacio del Ayuntamiento

Tema: Premiación del Concurso de Dibujo para Niños “Cuida el Agua”

Muchas gracias, muy buen día para todas y para todos.

Felicito al ingeniero Ramón Aguirre, a todo su equipo de trabajo por llevar a cabo este concurso, el primer concurso a nivel infantil que se tiene para fomentar la cultura de la conservación del agua.

Lo que se busca precisamente, y es lo que vimos, que cinco mil niñas y niños que tienen la conciencia del papel social que desempeña la conservación del agua como promotoras y promotores, se hayan expresado a través de sus dibujos.

Se cuidó mucho los detalles, primero que fueran dibujos que ellas y ellos hubieran realizado, y segundo, que como pudieron ver, son dibujos que los sienten, es decir, que los pueden explicar y pueden perfectamente saber cuál es el alcance tanto de lo que se expresa en el dibujo como lo que les corresponde a ellas y a ellos.

Reconozco y felicito la participación de las escuelas que estuvieron alentando este concurso. De los papás, de las mamás que son conscientes que la formación de un hijo es la formación integral, es generar esa conciencia compartida de lo que representa un recurso vital para la humanidad y cómo podemos conservarlo.

Y voy a poner dos ejemplos que para nosotros nos resultan dolorosos, los voy a poner para que tomemos referencia de lo que significa el agua a nivel mundial.

Primero decirles que en Sudáfrica, a unos kilómetros de aquí, bastantes kilómetros, existe una ciudad que se llama Ciudad del Cabo; y Ciudad del Cabo tiene un destino triste porque es muy probable que si se conjuntan varios elementos como es el Cambio Climático, es decir, si continúa la sequía y segundo, si se continúa con el agotamiento de las reservas del agua; todas las personas que habitan en Ciudad del Cabo, que son cuatro millones 14 mil 765 personas, tendrán que buscar otro sitio para vivir.

Y se han planteado un día que se llame el día cero, que de seguir así ese día cero llegará en el año 2019, y en ese momento dirán ya no puede haber más agua y la pregunta es ¿qué va a suceder con el millón 44 mil niñas y niños que están ahí, a qué destino se les va a expulsar, a dónde tendrán que ir?

El segundo ejemplo es nuestra caravana que es un éxodo migrante, que son familias que provienen de Centroamérica y que están buscando una mejor forma de vida, para ellas, para ellos, para sus familias.

Y literalmente tuvieron que dejar su casa y caminar al rayo del sol, principalmente de Honduras y llevan desde el mes de agosto caminando.

Y ese camino pues va principalmente para decir –Yo quiero tener una casa que sea digna y quiero tener una forma de vida que sea digna y quiero tener una forma de vida que sea digna, en donde encuentre los servicios, como es el servicio del agua.

Ya ahorita tienen problemas serios, fuertes, de hidratación, ya ni siquiera hablemos de tomar un baño caliente, ya ni siquiera veamos el tema de jugar, estamos hablando de temas de salud y de supervivencia.

Casi el 40 por ciento de ese éxodo migrante son niñas y niños.

No quiero que con estos dos ejemplos, generemos una situación de estrés en nuestras niñas y nuestros niños, lo que quiero decir, es que, la responsabilidad de preservar, de aprovechar adecuadamente y de reutilizar el agua, está en todos como sociedad.

Está en la industria que emplea millones de litros de agua o millones de metros cúbicos de agua para sus actividades y que además no debe de contaminar nuestros mantos, nuestros depósitos naturales de agua.

Está en el gobierno, que tenemos la responsabilidad de llevar el agua con la cantidad y la calidad suficiente y que tenemos que dar mantenimiento, evitar que el agua se siga perdiendo, -sobre todo en fugas-, tenemos que darle mantenimiento constante y tenemos que generar una red hidráulica confiable.

Y está en la sociedad, principalmente los adultos, porque son claros los ejemplos que dan las niñas y los niños, y ahí representan la obligación que tienen ellos, el compromiso que tienen ellos, pero el compromiso que se tiene que replicar entre las personas adultas; por eso se convierten en promotoras y en promotores, ellas y ellos ya saben lo que se tiene que hacer con el agua, ya es una generación consciente del cuidado del agua, la pregunta es ¿qué sucede cuando salen –y lo veíamos en un dibujo–, ven que alguien está lavando un coche con la manguera? en ese momento hay que generar esa parte de conciencia.

Ya saben que para lavarse los dientes basta un vaso pequeño con agua, saben que el baño dura no más de cinco minutos, saben que el agua que se utiliza para bañarse se puede reutilizar para la descarga de los inodoros, ya lo saben.

La pregunta es, este compromiso es compartido, y si como personas adultas, como titulares de un gobierno, como empresarios, como la gente que tomamos la decisión en conjunto no participamos, pues entonces les estamos dando a ellos no una herencia de vida, estamos dando una carga. Y yo creo que nadie de nosotros queremos ninguna situación parecida a Ciudad del Cabo ni queremos generar una carga para nuestros hijos e hijas.

Decirles que de verdad es importante ver el ejemplo que están poniendo a través de estos mensajes; nosotros en este periodo, que es un periodo de atención urgente y prioritaria en el abastecimiento de agua, pues sabemos que la sociedad de la Ciudad de México, quienes habitamos la Ciudad de México vamos a corresponder almacenando y cuidando el agua; nosotros como gobierno vamos a atender y a corresponder llevando el agua a través del sistema de pipas, generando el aumento de presión en las redes de abastecimiento que no estarán cerradas y que se pueda regularizar, normalizar el abasto de agua a la brevedad.

Por último niñas y niños quiero decirles que el agua ¿es un regalo o es un derecho? ah ya escuché, yo diría que las dos cosas, a ver muy bien ¿qué va a estudiar en el futuro?

Es que tuvimos una plática allá arriba, el agua es un regalo porque el agua la da la naturaleza, nosotros cuando llegamos a este mundo como especie ya existía el agua y gracias a el agua pudimos vivir y transmitir esa vida y en esta ciudad el agua es un derecho.

Es un derecho al que se debe de acceder y el derecho que da el agua es el derecho a la ciudad porque así como sus papás, sus mamás, sus profesoras, sus profesores hacen todo para vivir y que ustedes vivan bien, si no tenemos agua, no vamos a tener derecho a nuestra ciudad.

De eso se trata este ejercicio de reflexión y para mí es muy emocionante saber el compromiso que tienen nuestras niñas y nuestros niños y que nosotros como adultos tomemos ese ejemplo de dejarles una ciudad, de dejarles un mundo que sea habitable para que puedan cumplir sus sueños de felicidad, sus proyectos políticos, pero sobre todo el poder disfrutar de su vida porque por eso estamos en esta vida, a disfrutar y a cumplir nuestros sueños.

Muchas gracias por el favor de su atención. Buen día para todas y para todos.

Publicado el 29, Octubre 2018