Discurso | 06, Agosto 2018
Clausura del Seminario “Hacia la Construcción del Programa de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de la CDMX”

Discurso: José Ramón Amieva Gálvez, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lugar: Sala Digna Ochoa de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX

Tema: Clausura del Seminario “Hacia la Construcción del Programa de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de la CDMX”

Muchas gracias, muy buen día para todas y para todos. Decirles que se aprecia el trabajo del seminario hacia la construcción del programa de Protección Integral de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad de México; estas son las memorias de este seminario.

Creo que, aquí es importante señalar que viene la versión estenográfica y la participación de todas y todos los ponentes en este ejercicio, en este seminario.

¿Qué es lo que creo que no podemos incluir aquí, pero que está presente?, el corazón, la voluntad y la firme decisión de todas las mujeres, de todos los hombres, expertas y expertos, que a través de su intervención y retroalimentación en el seminario, lograron generar un esquema de conclusiones que nos permita tener un sistema hacia donde tenemos que transitar.

Pues, obviamente, el SIPINNA es precisamente eso: es un sistema en donde se van conjuntando las estructuras, la norma y las acciones específicas.

La intención que siempre hemos tenido es crear una agenda. Y una agenda es un instrumento de trabajo, en donde se contempla cuál es la labor de todas y todos al interior del Gobierno de la ciudad, de las instancias de Sociedad Civil Organizada, de los esquemas de academia y de las personas promotoras y defensoras de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

Además, contamos con la intervención de muchísimas instancias de Gobierno, que lo que nos permiten, que lo que nos genera es poder llegar a este marco que conforma la misma agenda del SIPINNA.

En fin, estamos hablando del cumplimiento de niñas, niños, de adolescentes; estamos hablando del ejercicio pleno de los derechos. Pero hoy quiero tratar, además, un tema que es el ejercicio pleno de derechos desde la niñez para alcanzar una sociedad con una cultura plena e integra.

Primero que nada, tenemos que iniciar con el ejemplo. Y el ejemplo es retirar los roles y estereotipos que socialmente, desde que son niñas y niños, se les van asignando a las personas para poder cumplir con un esquema de funcionamiento social.

Quiero que prestemos atención a quienes están conformando este presídium y tratándose, ahora todos los adultos vamos a ser niños y todas las adultas, niñas, quiero que levanten la mano los niños que están presentes en este presídium, y me voy a contar yo. Niños, niños-hombres —por eso dije niños y niñas—, niños-hombres, ¿cuántos somos? 7. Ahora que levanten la mano las niñas, ¿cuántas son? 9.

De ahora en adelante, vamos a promover que al interior de todos los eventos del Gobierno de la Ciudad o donde participe el Gobierno de la ciudad, existan presídiums con igualdad de género. Eso es lo que tenemos nosotros que reflejar. Eso es retirar esa parte de los estereotipos. Igual, como ustedes vieron, sucedió en el uso de la palabra.

Además, lanzamos un oficio-circular en donde viene previsto que en ningún evento del Gobierno de la Ciudad, van a existir lo que en su momento se denomina “edecanes o promotoras”.

Esta función se tiene que eliminar y no va a implicar el cese o el despido; al contrario, tenemos que generar el desarrollo de la potencialidad del empoderamiento de las mujeres.

Y esa potencialidad y ese empoderamiento efectivo se da, precisamente, con el reconocimiento de estos esquemas de igualdad de género.

Ya vamos, es el momento de ir transitando de manera adecuada y ese es el tema del empoderamiento.

Entonces, lo van a ver ustedes en todos los eventos que tengamos por parte del Gobierno.

Pero voy a hacer un pequeño ejercicio, sobre todo, voy a aprovechar que las niñas y niños del DIF son muy participativos.

—Por favor, Mazzary, ¿nos acompañas? Rodrigo, ¿nos acompañas? Por ahí abajo están sentados Carlos Daniel, por favor, y Leslie. Les damos micrófono de un lado y del otro. De este lado por favor, Carlos, muy bien—.

—A ver, yo les voy a preguntar y ustedes van a contestar lo que piensan. ¿Qué creen que es un rol o un estereotipo?, de género. ¿Les platico y ustedes me dicen?

Un rol o un estereotipo es desde que son muy pequeñitos, pequeñitas, las niñas y los niños les dicen cómo deben de jugar, cómo deben de vestirse, ¿están ustedes de acuerdo en que les impongan qué juguetes deben ustedes de tener para desarrollarse o cómo deben de vestirse para adoptar este rol o este estereotipo?

—No. (Inaudible).

—Eso es un estereotipo y eso es un rol.

Después les quiero preguntar algo porque es un ejercicio que además yo aprendí y viví hace poco en las redes sociales y es cuando se reúnen siempre les preguntan: “¿quién tiene mayor derecho a ser astronauta?, ¿quién debería, quién tiene mayor capacidad para ser astronauta, un niño o una niña?”. A ver, tú contesta.

—Los dos porque son casi iguales, son niños niñas y también los adolescentes tienen derecho a ser eso.

—Cualquiera, de los dos. El que quiera. Puedes ser lo que quiera.

— ¿Y a ser presidente o presidenta de la República?

—También, el que quiera.

—El que se lo proponga y trabaje.

—Los dos porque son iguales, bueno son iguales, pero de género no y deben tener los mismos trabajos que quieran.

—¿Y en la universidad o en las escuelas deben existir materias exclusivas para niños o carreras exclusivas para niños o carreras exclusivas para las niñas?

—No.

—¿Por qué, dinos?

—Porque ambos tienen la capacidad igual.

—Porque ambos son niños y niñas y adolescentes.

—No porque son más o menos iguales, claro, no soy idéntica a ella, pero tenemos las mismas capacidades, entonces podemos desarrollarnos libremente.

—Entonces, les hago una pregunta niñas y niños: ¿están de acuerdo que un marco de igualdad de derechos es que puedan ser lo que quieran, lo que deseen?

—Sí, claro.

—Sí.

—Sí, yo también opino eso porque todos son niños y pueden hacer lo que ellos quieran, solamente, que tienen que estudiar y tienen que hacer cosas para que ellos lo puedan conseguir.

—Yo sí, sí estoy de acuerdo.

—Entonces si volvemos, si yo les digo que los roles y los estereotipos sociales es destinar ciertas actividades, ciertos momentos para que las mujeres cumplan una función en la vida y los hombres cumplan otra función en la vida, como si estuvieran ya desde un principio obligados a ello, ¿están de acuerdo con los roles y los estereotipos?

—No, porque está mal, nosotros decidimos nuestro futuro.

—No porque es nuestra vida.

—Porque es nuestra vida y nadie se puede entrometer.

—No porque cada quien tiene la libertad de decidir qué quiere con su vida.

Pues, integrantes del SIPINNA, padres y madres de familia, compañeras y compañeros, cuando ustedes forman estos niños, tengan la seguridad de que están cumpliendo con la meta de garantizar un desarrollo integral, una infancia feliz y una sociedad cada vez más inclusiva; de eso se trata precisamente este evento y este seminario.

Muchas gracias, muy buen día y gracias por su atención a todas y a todos.


Publicado el 06, Agosto 2018
Etiquetas