Discurso | 08, Agosto 2018
Clausura del Programa Integral de Reinserción Social “Dejando Huella”

Discurso: José Ramón Amieva Gálvez, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lugar: la Comunidad de Tratamiento Especializado para Adolescentes (CTEA)

Tema: Clausura del Programa Integral de Reinserción Social “Dejando Huella”

Muy buenas tardes para todas y para todos.

Primero, creo que hay algo muy importante dentro de este proceso que tenemos que reconocer. Todo proceso de tratamiento para adolescentes en conflicto con las leyes penales sigue siempre un seguimiento muy especial, tiene un seguimiento muy especial por parte de los jueces, juezas, magistradas, magistrados e, incluso, por la misma Procuraduría.

Yo espero y creo que con la presencia que tenemos del Poder Judicial de la Ciudad de México, damos fe y vemos el alcance que tiene un programa de reinserción que es exitoso para nuestras y nuestros jóvenes que están en las comunidades de la Ciudad de México.

De verdad muchas gracias por su presencia. Creo que la presencia de todas y de todos es muy importante. Pero la presencia de quienes dan seguimiento a los procesos de tratamiento y quienes participan en el manejo, en la procuración y en la impartición y seguimiento de la justicia, es relevante, es de valorarse su presencia el día de hoy; muchas gracias.

Decir que todo gran plan en la vida siempre tiene alguien que lo diseña, lo ejecuta y ve los logros: el día de hoy contamos con la presencia de Saskia quien, junto con Mercedes y todas y todos quienes conforman a “Reinserta”, ven los logros que tiene, todos esos sueños, esas aspiraciones que en algún momento diseñaron y que ahora la ven cristalizadas, lo ven materializadas.

¿A qué me refiero? Fueron factor importante, Saskia, de unir muchas voluntades; y que la unión de esas voluntades diera como finalidad un trabajo, un logro en todos los aspectos benéfico y en todos los aspectos apreciado y reconocido por la sociedad.

Primero que nada, el tratar, el acercarse, el trabajar con nuestras jóvenes, con nuestros jóvenes que están en nuestros centros de tratamiento, de nuestras comunidades.

Después, pensar en cómo generar un apoyo, un acompañamiento a las personas que presentan alguna discapacidad.

Y pensar que la mejor forma o que una de las mejores formas para llegar a un niño, una niña con autismo, a un joven con autismo, a una persona con autismo, es a través de un canino.

Porque los perros además de que son excelentes animales de compañía, se convierten en una compañía que da tratamiento, que da protección y, sobre todo, que genera el desarrollo de la potencialidad de un niño, una niña, de una persona con una discapacidad como el autismo. Se convierten —lo señalaba Maribel de manera muy clara—, se convierten en un miembro más de una familia. Están al tanto de las personas con autismo y están al tanto de los y las demás.

Porque un animal de compañía, un canino, lo que hace es adoptar la familia al igual que la familia lo adopta a él.

Entonces, el pensar que a través del trabajo conjunto con entrenadoras, entrenadores certificados ––que veo que también están aquí presentes––, a través del cual, de manera generosa, compartieron sus conocimientos para que jovencitas y jovencitos desarrollaran esa habilidad, desarrollaran ese potencial es importantísimo.

Y, por otro lado, contar, obviamente, con la voluntad, la financiación, los recursos, la visión de la Procuraduría General de la República, pues nosotros como gobierno lo agradecemos profundamente.

No hay ninguna arista, no hay ningún extremo, no hay ningún aspecto que yo vea en un sentido negativo. El día de hoy estas voluntades se suman para un mensaje puramente positivo.

Decirles a ustedes jóvenes, hombres y mujeres jóvenes que están con nosotros, que nosotros como gobierno de la ciudad, al igual que ustedes, no queremos que estén en ningún, en ninguna comunidad, en un centro de tratamiento.

La restricción de la libertad, efectivamente, significa un encierro; nosotros no podemos incidir sobre las causas y sobre el proceso por el cual están ustedes aquí; lo que si podemos hacer, es generar un trabajo conjunto para que ustedes vean, para que ustedes sepan que la vida, la realidad es mucho más amplia de lo que han vivido; que tienen toda esa vida por delante; que tienen muchas formas de relacionarse y muchas formas de seguir, de continuar; eso es lo que nosotros queremos.

La señora Maribel decía: “gracias por la oportunidad”, creo que la oportunidad se la dan todas y todos ustedes. Y la oportunidad que se dieron, fue decir: “aquí estoy, quiero entrar a este proyecto de ‘Dejando Huella’ como Reinserta”, “quiero trabajar con mis entrenadoras, con mis entrenadores, con mis entrenadores para que yo a la vez tenga mi certificación para poder tener esa habilidad”. De verdad creo que despertó en todos y todas ustedes muchos sentimientos. Sé que pensaron muchísimas cosas y cuando se está en un encierro, se piensa doble y se tienen muchísimas inquietudes. Lo que aquí importa es que esa oportunidad que ustedes están dando, les sirva, les sea útil para que, cuando ustedes estén afuera de las comunidades, vean todo lo maravilloso que puede llegar a ser el mundo para ustedes. Quienes estamos afuera, quiero decirles que las esperamos, que los esperamos con los brazos abiertos. Queremos que estén con nosotros nuevamente. Y, para ello, este paso que están dando al día de hoy es decisivo. Es un compromiso. Es un compromiso de ustedes para seguir adelante, para que vean toda esa capacidad interna que tienen convertirla en logros como el que el día de hoy tienen. Y para nosotros como autoridad es su compromiso para continuar, a través de estos programas, a través de este esquema de trabajo. Enhorabuena. Creo que “Dejando Huella” lo que hace es conformar todo un sendero de huellas, todo un camino de pasos, en donde nos indica que el objetivo, que la finalidad es trabajar con nuestras y nuestros jóvenes. Hacer una suma de voluntades y que esa suma de voluntades pueda cristalizarse precisamente en nuevas oportunidades, en las formas de vivir de manera diferente. Y, sobre todo, un mensaje como sociedad de decirles que todas y todos estamos, son fuente, son motivo de nuestra preocupación. Estamos preocupados por todas y todos ustedes. Las esperamos, los esperamos. Y qué bueno que hayan tomado esta decisión y que sigan tomando decisiones que sean positivas, que sean buenas para ustedes, para sus familias y para la vida que, reitero, va a ser muy próspera, va a ser muy bonita para todas y todos ustedes. Pues, muchas gracias por la invitación, de verdad. El saber que existen instancias de Sociedad Civil Organizada como “Reinserta”, como (…), representación de la embajada, representaciones de las autoridades federales, locales, en todos los ámbitos; creo que esto es simplemente una fuente de energía, un mensaje de que nuestra sociedad está fuerte y que nuestras sociedad está trabajando; trabajamos nosotros como sociedad.

Y todas y todos tenemos un papel y aceptamos el compromiso que debemos de cumplir.

Muchas gracias y muy buen día para todas y todos.


Publicado el 08, Agosto 2018
Etiquetas