Discurso | 07, Agosto 2018
Clausura de la Semana de la Lactancia Materna 2018

Discurso: José Ramón Amieva Gálvez, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lugar: Patio del Antiguo Palacio del Ayuntamiento

Tema: Clausura de la Semana de la Lactancia Materna 2018

Muchas gracias, muy buen día para todas y para todos. Primero, saludar con aprecio, con respeto, con admiración, con cariño a todas y a todos, las compañeras, compañeros, trabajadores, trabajadoras del Gobierno de la Ciudad.

Es siempre un motivo de satisfacción, de orgullo, de felicidad siempre encontrarme con compañeras y compañeros que la verdad nos conocimos muy jovencitos, pero ya tenemos aquí veintitantos años de estar saludándonos, de estar encontrándonos y, sobre todo, en eventos tan importantes como este donde se conjuntan dos elementos.

Primero, un elemento de vida que es la dicha, que es el regalo, que es la maravilla que nos da la naturaleza a las mujeres, que da la naturaleza a las mujeres de poder ser madres.

Y, segundo, el elemento humano y organizacional, a través del cual un Sindicato, un Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad reconoce y acompaña esa maravilla, ese regalo de la naturaleza, desde el punto de vista del trabajo cotidiano y del esfuerzo diario que para las mujeres trabajadoras representa el ser madre y el ser parte de una estructura laboral. Saludar a mis compañeras y compañeros de trabajo del Gobierno de la Ciudad; apreciarle que se den eventos como estos en donde se pueden hacer anuncios positivos. Siempre la lucha laboral tiene que ir hacia adelante.

Siempre las conquistas sindicales tienen que ser mayores, en eso les pido que nunca retrocedamos, porque han sido muchos años de lucha y cuando digo de lucha es desde ser escuchados, ser reconocidos en cuanto a la existencia y después, poco a poco, ir avanzando en este camino.

Y el único camino que tenemos desde el Sindicato es: reconocimiento justo para nuestro trabajo honrado; reconocimiento justo para nuestro trabajo en esta ciudad; reconocimiento justo para lo que hemos aportado y hemos dado en esta sociedad; eso es lo único que queremos; de eso se trata la lucha sindical.

Apreciar a nuestro líder Juan Ayala — muchas gracias mi líder, como siempre por tu presencia—.

Y saludar, a las y los presidentes de todas Secciones Sindicales del Gobierno de la Ciudad. Yo siempre cuando veo sus caras, me imagino la función que tienen y es un rompecabezas, que cuando ustedes se juntan van armando lo que es la ciudad desde la prestación de los servicios, el trabajo en las oficinas, el diseño y aplicación de políticas, el funcionamiento de la nómina, en fin.

Si yo reconociera cada actividad, tendríamos que alargar este evento mucho más, pero, todas y todos ustedes saben la valía y el reconocimiento y, sobre todo, la legitimidad que tienen entre sus secciones.

Es por eso que el Sindicato permanece unido. Es por eso que el Sindicato permanece como uno solo y firme en sus convicciones y en su espíritu de lucha.

Señalaba ya muy bien los beneficios que presenta la lactancia materna. La lactancia materna es, precisamente, la fuente natural que permite a los bebés tener una fuente de alimentación, pero además, un esquema que la mamá transmite de anticuerpos, de defensas, de en fin, de protección, de salud para las y los bebés.

Para mí, también la lactancia materna y el contacto con el bebé representa algo muy importante que es el cariño y el acercamiento hacia sus hijas e hijos.

Yo siempre refiero como ejemplo, cuando un bebé se siente incómodo o quiere sentirse apapachado, lo primero que busca es el calor y el cariño de la mamá.

Entonces, el poder estar más tiempo, el tener tiempo de calidad con las y los bebés es importante.

Si nosotros nos remontáramos a hace algunos años —me quedó muy grabado lo que señalaban aquí, cuando referían que se negociaba, ¿no?—; entonces, las futuras mamás, yo decía; “híjole, me voy a aguantar hasta el final, casi, casi, hasta el final, para poder pedir un permiso al jefe y que primero que me permitan tomar mi licencia y segundo, estar con mi bebé”.

Entonces, imagínense veía uno a las compañeras que llegaban: —Ay, Dios mío.

—Pero pues ya deberías estar descansando.

—Pues es que quiero tener más tiempo con mi bebé.

Lo que nosotros anunciamos el día de hoy, pues es la continuidad y el resultado de esa lucha de muchos años. No solamente es la licencia del ISSSTE, es la licencia del Gobierno de la Ciudad obtenida a través de la lucha sindical que permite, de manera conjunta, tener un tiempo mucho mayor.

Estamos hablando de hasta seis meses para el caso de trabajadoras de base, confianza y estabilidad laboral; y hasta 4.5 meses para las trabajadoras de estructura, enlaces, líderes, coordinadoras, mandos medios y superiores. Sumando lo que el ISSSTE da, más lo que ha obtenido el sindicato, tenemos estos 4.5 meses y tenemos estos seis meses.

Pero además, las percepciones que eran del 40 por ciento y 30 por ciento sobre salario bruto, pues ahora se respetan.

Es como si dijeran: “es que ya eres mamá y ahora ya no te tenemos que pagar todo, porque no estás aquí presente”, imagínense en lugar de ser un reconocimiento era un acto de discriminación; un acto de castigo por tener la dicha y la fortuna de ser madres.

Decirles que tenemos que reconocer siempre la presencia y la labor de las mujeres dentro del Gobierno de la Ciudad. Creo que el tener esa responsabilidad de ser cabeza de familia en la manutención de la familia y cabeza de familia en la formación de la familia, es algo verdaderamente de reconocerse.

Las mujeres siguen siendo el pilar de nuestro gobierno y siguen siendo el pilar de nuestra sociedad.

Tenemos que continuar. Tenemos que generar ese empoderamiento para que las decisiones que se tomen, se tomen cuando menos 50 por ciento hombres, 50 por ciento mujeres, pero estamos dando el ejemplo en la ciudad.

Estamos dando ese ejemplo —porque bien lo decía nuestro líder—, yo creo que no existe ningún otro sindicato de ningún gobierno, de ninguna parte del mundo conocido, que tenga esas prestaciones y ese acompañamiento a las mujeres.

Creo que felicitar a las mamás, de verdad nuestro reconocimiento. Creo que la mejor recompensa que tienen el día de hoy es el ver a sus hijos, a sus hijas sanos, sanas y felices; la verdad, mírenlos nada más, aprecien la felicidad que las mamás trabajadoras de un gobierno generan para sus hijos, para sus hijas y para todas y todos nosotros al verlas así.

Decirles que traemos por ahí, ya para concluir, unos obsequios para las mamás; entonces, yo sí me gustaría que la fotografía que ahora nos tomemos sea acompañando toda la fuerza, la base, el valor de nuestros representantes sindicales con las mamás.

—Y ¿por ahí trajimos regalos o no llegaron los regalos?—, bueno quiero que quien se los dé a las mamás sea, precisamente —con la autorización de nuestro líder ¿verdad?—, sean precisamente nuestras presidentas y presidentes de las diversas secciones.

Pues en fin, continuamos en estos eventos y reconociendo la labor del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad. Muchas gracias a todas y todos ustedes.


Publicado el 07, Agosto 2018
Etiquetas